Motivos de consulta y especializaciones

La situación de cada persona que solicita una consulta o acude a una cita es particular y única, sin embargo las principales razones por las que solicitan nuestros servicios y de las que somos expertos son las siguientes:

  • Síntomas de ansiedad
  • Habilidades sociales
  • Miedos
  • Síntomas traumaticos
  • Autoestima
  • Crecimiento personal
  • Síntomas de estrés
  • Síntomas depresivos
  • Reacciones al duelo
  • Obsesiones y compulsiones

Preguntas más frecuentes

Se trata de un proceso en el que tanto psicólogo como cliente tienen que poner de su parte y mantener una relación basada en la confianza, para que así puedan trabajar de la forma mas personalizada posible a la hora de abordar el problema adecuadamente.

En este proceso, primero se llevará a cabo una entrevista con la persona que acude a consulta, es aquí donde se recogerá toda la información relevante acerca del problema o lo que quiera consultar el cliente. Posteriormente, y habiendo definido bien el problema por el que la persona acude a consulta, se propondrán diversos ejercicios y estrategias, la persona podrá practicar y entrenar con las técnicas que le ayudarán a mejorar.

Hay que destacar, que uno de los elementos más importantes de la terapia psicológica es que la persona que acude a consulta disponga de una buena motivación, que le ayudará a llevar a cabo la intervención de forma óptima.

Sencillamente cuando la persona necesite gozar de un mayor bienestar por diversas causas. En ocasiones, estas causas se deben al malestar emocional, el cual puede estar generando ciertos obstáculos en la vida de la persona, debido a que la experimentación de estas emociones no permite la realización de otras actividades, como trabajar, por ejemplo, pueden perjudicar otras relaciones u otras áreas de la vida que hemos construido.

También, en otros casos, puede ser que las decisiones que estamos tomando, o las conductas que estamos empleando no sean las mas adecuadas, debido a el entorno que nos rodea, los propios pensamientos u otras circunstancias. Puede que sepamos cual es la manera de llegar a algo, pero no ponerlo en practica, o incluso puede que no sepamos que estrategia o acción llevar a cabo exactamente.

La terapia psicológica puede ser una guía para proporcionar ayuda a cualquier persona que no goce de la calidad de vida que busca o necesita, se trata de hacer frente a las dificultades de una manera mas efectiva.

Los niños y adolescentes pueden sentir malestar por las dificultades propias de la edad u otras circunstancias de la vida que estén experimentando. Aunque estén vivenciando dificultades, el malestar emocional que les provoca no se manifiesta como el de los adultos, las señales son diferentes y la expresión de algunas emociones y sentimientos varia según la edad, la educación recibida y otras variables.

Para identificarlos y comprenderlos, es necesario conocer bien el mundo de los niños y cómo funciona, ya que muchas veces los síntomas o señales que tenga el niño, pueden pasar desapercibidos, sobre todo cuando no sean conductas que llamen directamente la atención de los adultos. La terapia psicológica se encarga de identificar estas conductas y emociones, además de ayudar a superar los contratiempos y modificarlas con un objetivo de mejora y más adaptativo.

Una terapia psicológica no tiene una duración determinada con anterioridad, se puede estimar un tiempo aproximado, pero principalmente la duración de la terapia completa depende principalmente de los objetivos que quieran alcanzarse y las dificultades que se vayan presentando.

Uno de los puntos fuertes para que la duración sea la mínima posible es la motivación y el compromiso que tenga el cliente hacia las tareas que se le proponen y su participación dedicada a ellas, ya que esto ayudará a avanzar de manera más óptima a la hora de que se vaya dando el cambio buscado.

No, cada tratamiento que se propone es totalmente personalizado en función de lo que le ocurra a la persona y los objetivos que quiera conseguir, los recursos de los que disponga, sus necesidades, personalidad y actitud hacia el cambio.